Home  /  Foto Blog  /  Articulos FotoBlog  /  Qué hubo en Photokina I
PDF
Imprimir
E-mail
25
Nov
Qué hubo en Photokina I

Escrito por Omar A. Rizzo Taverna

Como muchos ya sabréis, este año ha habido Photokina: Una feria de fotografía bienal, que se celebra en Colonia, Alemania cada dos años, y que tiene también su equivalente en USA, la PMA que celebra en las vegas. Hace años ésta feria -y otras-, eran el escaparate para la presentación de los productos y avances fotográficos que marcarían las pautas en los años siguientes.

    Hoy no tanto. Siguen siéndolo en parte. Pero El mercado y los fabricantes la utilizan como una herramienta más. Generalmente como complemento de otras acciones. Muchos presentan ahí sus cosas. Otros presentan sus prototipos. Y, otros sencillamente no presentan nada nuevo, para hacerlo inmediatamente después o antes según se tercia.

    No obstante tanto Photokina como la PMA –Photo Marketing Asociation-, suele servir, además de termómetro de la situación de la fotografía a nivel mundial, también como reflejo de lo que vendrá. No todo, cierto. A veces se exhiben prototipos que jamás saldarán al mercado; y otras, algunos que tardarán años en salir.

    En nuestro artículo de opinión vamos a referirnos a tres acontecimientos, entre tantos otros, que por alguna razón merecen interés. O, al menos creemos que darán que hablar en los próximos años:

    Parte (I) Sigma y la travesía del desierto.

    Allá por el 2002, La gran batalla de la calidad digital se libraba en el terreno de los megapíxeles, entre CCDs y C-MOS. Resumiendo podemos decir que por aquel entonces, Los “CCDs” decían que los “C-MOS” daban ruido y los segundos que los primeros gastaban mucho. Y todos empeñados en “meter megapixeles”. En fin….
    Mientras, saltaba a la palestra una empresa que planteaba un esquema relativamente diferente -basada en un C-MOS aunque muy diferente-: Un captor de tres capas, cada una sensible a un color, rojo verde, y azul, un concepto similar a las capas de las películas tradicionales de color. La empresa se llama FOVEON.

    La iniciativa fue acogida con más o menos expectación por la prensa especializada. Fue relativamente bien lanzada y promovida. No obstante Pocos optaron por la adopción de esta tecnología. Uno fue Sigma, una empresa que hasta el momento se dedicaba sólo a la producción de ópticas con montura para otras marcas.

    Sigma, no sólo adopto este sistema sino que decidió lanzarse a la aventura de diseñar y presentar un modelo réflex:

    SIGMA SD-9, en la PMA de las vegas de 2002. Ciertamente, un movimiento arriesgado. Por una parte porque debía convencer al mercado de la validez del captor de Foveon. Por otro, demostrar la capacidad para diseñar un cuerpo réflex de calidad aceptable, en un mercado despiadado, “con poco espacio”, y con 2 o tres monstruos no dispuestos a ceder en nada. Y le resulto realmente difícil. No sólo por lo nuevo sino por 3 circunstancias de peso que le han venido lastrando desde que comenzara su aventura:

    La primera, lo ya comentado: La utilización de un captor que no venía firmado de mano de ninguno de los grandes: Kodak; Canon; Sony; Etc. Esto no solo no le allanó el camino a Sigma sino que puso a toda la “maquinaría crítica en marcha” que trata de ser objetiva pero…. La que por otra parte se suele poner (en marcha) casi siempre que pillan a uno de sus “protegidos” a contrapié, o simplemente por las dudas.

    La segunda es mas subjetiva, o al menos no tan real de lo que pareciera: “Los dichosos megapixeles”. Quizá esta fue una de las que mas daño le hizo. Es que en plena guerra para ver quien ponía mas pìxeles en sus captores, hiciesen falta o no, La SD-9 nació con un captor más pequeño que el APS-C y de poco mas de 3,4mp (En realidad 10,3mp, pero los demás no tardaron en recalcarle al mercado que en Foveon al usar 3 capas todo se divide por 3). Bueno, Foveon bien podría haber dicho que los otros captores tienen mas pixeles pero que la imagen es B&N y que los alogarítmos se lo “inventan todo” -bastante bien eso si, por ahora-, aunque tal vez no hubiese servido.

    La tercera es quizá la más real, al menos objetivamente real: En el 2002 Sigma no tenía suficientes complementos (ópticas) para su réflex. Y me explico. Tenía muchas ópticas, cierto. Alguna bastante buenas, pero muchas para el mercado económico, y pocas o ninguna de las no pueden faltar en un sistema: 50tas; 35cos, Etc., que fuesen punteros, de élite. Por otra parte, algo que en principio puede parecer una ventaja para Sigma, resulta una dificultad añadida. Sigma fabrica ópticas para muchos pero nadie fabrica para Sigma. Esto es algo que pocos pueden permitírse hoy. Usa una montura de diseño propio –muy parecida a Canon EF-, no compatible.


        Pero este año muchas cosas han cambiado: Para empezar acaba de presentar un nuevo modelo, con un cuerpo con carcasa de aleación, y sellado, que inspira fortaleza. Bastante bien logrado. No es un D3x, ni siquiera una D300, pero todo se andará. No lleva 51 puntos de enfoque pero tiene los suficientes.
        Y sobre todo incorpora un nuevo captor Foveon de nada menos que 15mpixeles. Y ya no se podrá decir que es pequeño, puesto que en realidad son 46m píxeles 15 mpx. (por cada color) . Para terminar de redondear el producto el captor no es como el APS-C, sino ligeramente más grande, aunque manteniendo la compatibilidad DX.
        Si a esto le añadimos que ahora Sigma sí puede presumir de gama de objetivos. Puesto que los tiene todos, normales; zoom; angulares; fijos; macro; súper teles; Etc. Una de las gamas más completas, y muchos con buena prensa.

    En fin que si todo se confirma, habrá otro competidor más para añadir a lista, y un captor, Foveon que puede marcar camino.
    Veremos a ver.

Última actualización el Jueves, 29 de Septiembre de 2011 10:32
 

Socios

Artículos Blog

Powered by mod LCA

Usuarios conectados

Tenemos 43 invitados conectado(s)

Socios Online

No