Home  /  Foto Blog  /  Articulos FotoBlog  /  FILTROS Parte I
PDF
Imprimir
E-mail
11
Nov
FILTROS Parte I

Escrito por Omar A. Rizzo Taverna

FILTROS 1ª parte. Que son los filtros como son y para qué sirven. Si no sabes nada de los filtros empieza por aquí. Si ya sabes algo tendrás que esperar a la 2ª parte. Donde veremos, cuales son los que hacen falta, qué sistema elegir y que marcas hay Etc.
  

Los filtros son complementos que se usan para modificar la condición de la luz. De la que ilumina, cuando se usan delante de la fuente (los acetatos delante de los proyectores de los teatros); y de la que reflejan los objetos cunado se usan delante de la cámara. Ocasionalmente también para proteger el objetivo (los de efecto neutro), cuando se usan en la parte delantera. Aunque su diseñador no lo hiciera pensando en esta posibilidad, sino en la primera.

    Hay complementos ópticos como las lentes de aproximación, facetadas, multi imágen, adaptadores, Etc.; que a pesar de montarse como los filtros, tener su apariencia, y estar en la relación de los catálogos, no deberían considerarse como tales sino como lentes complementarias, puesto que no modifican la luz sino la imagen. Por su función, los filtros se pueden dividir en dos grandes grupos:


A) Los llamados filtros técnicos. Destinados a corregir y adaptar las condiciones de la luz. Son técnicos los filtros UV, Skylight; Densidad neutra, polarizador, Etc.

B) Los filtros de efectos. Todos los destinados a lograr un efecto creativo en la imagen. Son filtros creativos los de color -algunos-, los degradados, los polarizadores color, Etc.

    Utilidad: Con la llegada de la fotografía digital, gran cantidad de filtros que antes eran poco menos que imprescindibles, han pasado a la obsolescencia. Filtros técnicos destinados a influir en el contraste en b & n; o la corrección de dominantes de color, en digital tienen poco, o ningún uso, Ya que el balance de blancos lo hace casi todo; ya sea en la cámara o con el post tratamiento.

    Por otra parte filtros para efectos de color, también han perdido su utilidad debido las amplias posibilidades de post producción que ofrece, la misma cámara y los programas de retoque. Aunque es posible que “vuelvan”. Al menos en parte, con la aparición de la opción de vídeo de calidad en las cámaras. Ya se verá.

    Tipos: Todos los filtros tanto los técnicos, como los creativos están disponibles en diferentes materiales y tipo de montura, y la elección de alguna de estas opciones puede resultar más o menos útil, en función del uso que vamos a darle. Principalmente encontraremos tres tipos o sistemas:

Los de rosca generalmente de vidrio; los de compendio tipo Cokin de “vidrio orgánico”; y los que vienen placas, en hojas, de acetato o gelatina especial, para alojarlos en porta filtros específicos, o recortarlos para un alojamiento especial.


FACTOR DE EXPOSICIÓN:
Todos además de su función, indican en sus características el factor de exposición (la cantidad de luz que restan al conjunto). Expresado por un valor por el que hay que multiplicar la exposición. Esto sólo si medimos con un fotómetro de mano, trabajamos en manual y medimos antes de poner el filtro. Los valores más habituales son: 1X; 1,5X; 2X; 4X; 8X Etc. Donde 1X equivale a no aumentar la exposición; 2X equivale a un paso de F; 4X a 2 pasos, Etc.
Si trabajamos normalmente y medimos la exposición con el filtro puesto, no habrá que hacer ninguna corrección.

    Los de rosca: Por su tipo, podemos deducir que la mejor opción para un uso permanente -o semi-, de un filtro de los del tipo UV, destinado además a proteger nuestra óptica, será el de rosca.
    La mayoría son de montura metálica y son de vidrio. Esto, en la práctica, les confiere un extra de calidad (las buenas marcas), un poco más de resistencia mecánica -son fáciles de limpiar- , y protegen bien los objetivos. Por contra, al ser de rosca solo pueden ser montados en un diámetro determinado -o por medio de una anilla adaptadora-, son generalmente más caros y, aunque hay muchas medidas, no siempre se encuentran las buscadas. También son los que más limitan las opciones creativas.
    Puesto que se ajustan perfectamente, pasan casi a formar parte del objetivo y casi no ocupan espacio. A la hora de comprarlos deberemos recordar la medida en milímetros de la rosca -no de la focal-, que por lo general figura el anverso de la tapadera que viene con nuestro objetivo, o en la hoja técnica del manual. Y, tener especial cuidado respecto de su espesor si es para un gran angular.

    Sistema Cokin: Un sistema modular basado en un porta filtros que se monta por medio de una anilla al objetivo, y que lleva encastres que permiten montar filtros cuadrados y circulares de la marca o compatibles. Los filtros son en su mayoría de un material de alta calidad óptica pero que no es vidrio – Cokin se vale del eufemismo “vidrio orgánico“-.
    La ventaja del sistema Cokin está en que además de haber una panoplia amplísima de colores y efectos, todos se montan en un porta filtros con guías, pudiéndose sumar más de un filtro, o incluso poner en el plano del objetivo solo la mitad -o parte-, de uno de estos. Se puede formar un Kit con uno de modelos del sistema, y complementarlo con anillas adaptadoras para la rosca de cada objetivo. Lo que lo hace más práctico si nuestras ópticas son de diferente diámetro, aunque con algunas limitaciones, que veremos en la 2ª parte. Por contra, al ser de un material delicado se rayan con facilidad, son muy sensibles a las cargas estáticas con la consiguiente recogida de polvo, pelusas y partículas. Además, por no ir roscados, no protegen tanto la óptica como los otros.

Este sistema -Cokin- , si bien no es nuevo, no nació como los otros, casi a la par que las ópticas fotográficas. La presentación de su primer sistema, el “A”, con ranuras para filtros de de 67mm de ancho, fue en la Feria bienal de Colonia, Photokina de 1978. Un sistema modular que permitía usar los mismos filtros en ópticas con diferentes medidas de rosca. Más adelante, y con el sistema ya implantado, pero antes de la “era digital”, apareció el sistema “P”, mas grande (84mm), y mas versátil, con 120 filtros, permite el uso con angulares, y objetivos muy luminosos, sin viñetéo. Posteriormente Cokin lanzó otros dos sistemas X-pro y Z-pro, para filtros de 150 y 100mm de ancho respectivamente. Todos permiten montar hasta 3 filtros de su modelo en batería. Aunque no son compatibles entre si.


FILTROS EN HOJAS RECORTABLES:

Por ultimo. Hay un tipo de filtros en hojas flexibles. La mayoría muy delgados y de alta pureza óptica. En la “era analógica” Kodak tenía una serie Muy amplia llamada Wratten, el nombre de su inventor que luego vendió la patente a Kodak. Son de gelatina. De alta pureza y su finura permite montarlos en sándwich en un portafiltros, incluso dentro del propio sistema. En la actualidad Kodak continúa la producción “Wratten2”, y los distribuye Tiffen otra empresa que también produce filtros similares. Resultan caros y poco prácticos pero, a veces es la única opción para determinadas aplicaciones. Como el caso de ópticas catadióptricas, tipo mirror que con un frontal muy grande, permiten montar filtros en la parte posterior, en un soporte o incluso pegados. O para los objetivos ultra angulares y Fisheye, que no permiten montar filtros en su frontal.

    Las ventajas y desventajas entre un sistema y otro van más o menos equilibradas, y depende mucho del tipo de ópticas que tengamos. Del uso que vayamos a darles, de lo cuidadoso que seamos, del entorno de uso, y de la calidad general que esperemos conseguir. El equilibrio suele estar en una mezcla de los tres sistemas:

    Un UV, de tipo de rosca para su uso continuo; o un grupo de los tres mas usados: UV; ND; y polarizador. Y, evaluar la posibilidad de algún sistema modular, si somos de los que nos gustaría usar muchos filtros (principalmente creativos) para nuestras fotos.

    Acerca del uso de filtros como protección: Debemos considerar que, el paso de luz a través de superficies aire-vidrio del conjunto óptica filtro, acarrea pérdidas de calidad general, transmitancia, contraste, nitidez, Etc, por REFLEXIÓN y DIFRACCIÓN. Esto que se mitiga (en las construcciones ópticas) con tratamientos anti-reflejos, esmaltes oscuros de los soportes, pegamentos especiales ETC.
    No es igual en el caso de los filtros que colocamos delante como complemento. Sean del tipo que sean, acarrean pérdida de calidad de la imagen. Según el tipo y calidad de éstos, la pérdida será mayor o menor (asumible). Esto, al fin, determina la conveniencia o no de su utilización según el tipo de toma.

    Tampoco debemos olvidar, que cuando los fabricantes de filtros dicen que tal o cual filtro (principalmente al referirse a filtros UV o SK) , no afecta a la imagen, siempre se refieren a la TONALIDAD de ésta y no a otros parámetros como nitidez o definición. En definitiva lo suyo es vender filtros, que le vamos a hacer.

Por lo tanto si lo que buscamos es rendimiento óptico:

No es recomendable la utilización de “baterías” de filtros, ni los de rosca ni los otros, para sumar efectos. Al montar un polarizador, éste además absorberá casi la totalidad de UV. Por tanto el otro esta de más.

  1. No es recomendable usar filtros “por las dudas”. Si somos cuidadosos, en el estudio, en bodegones, e interiores y en toda situación “controlada” en general, es mejor prescindir incluso del socorrido UV o SK que todos usamos principalmente en exteriores, donde sí puede ser recomendable como filtro y protección física.
  2. Siempre que podamos es preferible usar filtros de calidad, con tratamiento anti reflejo multicapas -hablaremos más de esto-.
  3. Al utilizar filtros es fundamental la máxima cercanía al conjunto óptico en el montaje, y el paralelismo del conjunto óptica/filtro. Filtros mal roscados o soportes tipo Cokin mal montados darán más pérdidas, a añadir a las inherentes al filtro.
  4. Se impone la utilización de un parasol para evitar que le de la luz directa. Igual al caso anterior, la luz directa incidiendo en el filtro aumentara la perdida de calidad.


    Rendimiento:
    La mayoría de los de montura metálica y rosca son de vidrio. Esto les confiere un extra de calidad. Al ser de rosca solo pueden ser montados en un diámetro determinado -o por medio de una anilla adaptadora-, son generalmente más caros, y no siempre se encuentran las medidas buscadas. Su precio puede ir de 12 a 20 Euros para un UV, de calidad media y medidas normales (52 a 67mm). Aunque también hay algunos por 3 Euros, de calidad dudosa. Para el polarizador el precio es a partir de unos 40,00€.

    Lo de la “modularidad” Cokin es algo relativo .El compendio tipo “A” es de una utilidad escasa: Si tenemos varios objetivos – normal; angular; zoom 18-200, Etc. -, lo màs probable es que debamos decantarnos por un compendio “PRO”, o Z-Pro. Ya que por su construcción el sistema requiere medidas generosas, de lo contrario tendremos viñetéo en las imágenes al usarlo con angulares. Esto sube un poco el precio, los equipara e incluso supera a los de rosca.

Según Cokin estas son sus recomendaciones para evitar el viñeteo:

  • Serie “A” para,focales mínimas hasta 24mm en APS-C; y 35mm en FF.
  • Serie “P” para,focales mínimas hasta 18mm en APS-C y 28mm en FF.
  • Serie “Z-Pro”, p/focales mínimas hasta 13mm en APS-C y 20mm en FF.
  • Serie “X-Pro”, p/focales mínimas hasta 10mm en APS-C y 15mm en FF.


Precios: Un kit P más un filtro degradado cuesta en España unos 35,00 Euros. Más la anilla adaptadora a nuestro objetivo, unos 9,00Euros.

Precios: Un kit z-pro más un filtro degradados cuesta en España unos 84,00 Euros. Más la anilla adaptadora a nuestro objetivo, unos 22 Euros.

En eBay se consiguen (imitaciones) kits de la serie “P” con 10 filtros por unos 50 euros, incluida una anilla adaptadora.


 

Socios

Artículos Blog

Powered by mod LCA

Usuarios conectados

Tenemos 42 invitados conectado(s)

Socios Online

No